Citizen Kane

Citizen Kane - Cartel

Citizen Kane - Cartel

Año: 1941

Director: Orson Welles

País: Estados Unidos

Duración: 119 minutos

Sinopsis: El magnate de la prensa Charles Foster Kane (Orson Welles) fallece en su gran mansión, acompañado solamente por sirvientes. Al momento de morir Kane pronuncia una única palabra: “Rosebud”. Para descubrir el significado de dicha palabra, un periodista se embarca en la tarea de entrevistarse con múltiples personas, que de una forma u otra, tuvieron alguna relación con Kane y que poco a poco van arrojando luz sobre la verdadera naturaleza del personaje.

Crítica: Citizen Kane es una de esas películas de visionado obligatorio para cualquier persona que se considere fan del cine. En ella se conjugan de forma magistral elementos técnicos aplicados de forma virtuosa, con una historia interesante contada de forma original (revolucionaria, si consideramos el momento histórico en que surgió esta obra maestra).

Entre los elementos técnicos, bajo mi visión particular, uno de los aspectos más destacados es el uso de la iluminación, con un excepcional manejo de los matices y del claroscuro. En esta película la luz es un actor más, que define escenas, que resalta protagonismos y que destaca acciones específicas.

Tampoco podemos dejar de lado el manejo de las cámaras, con ángulos y encuadres magníficos, ni el manejo de las perspectivas, que aunque hoy en día no son nada extrañas, basta ver algunas de las películas más representativas de la época para entender la revolución que representaron en su momento. Todos los puntos mencionados hasta ahora eran elementos técnicos ya presentes en la época, pero que se combinaron con maestría y fueron elevados a un grado superior en Citizen Kane.

Citizen Kane - Juego de Espejos

Citizen Kane - Juego de Espejos

Otro elemento tremendamente interesante de la obra de Welles es la estructura narrativa. La vida de Kane no se presenta de forma lineal. La historia comienza por el final de la vida de Kane y se reconstruye de una forma brillante a partir de la perspectiva de diversos personajes que en algún momento tuvieron una interacción con la figura principal. Es así como nunca tenemos una visión exacta y única del personaje, sólo los recuerdos que quedaron impresos en la memoria de las personas que lo conocieron. A partir de esta estructura narrativa, compleja y sofisticada, surgen varias lecturas sobre la obra. Lo primero que presenciamos es la construcción de un personaje al que nunca terminamos de entender del todo. Por momentos parece un ciudadano altruista con profundas preocupaciones sociales y en otros momentos parece un vil egoísta que sólo trata de satisfacer su ego. El juego narrativo planteado por Welles favorece de forma especial el desconocimiento de la verdadera naturaleza del personaje y quizás es uno de los puntos que quiso transmitir el director: ¿el acercamiento a una persona a través de sus obras nos da un conocimiento real sobre su personalidad?

Citizen Kane - Política

Citizen Kane - Personaje Principal

Otra lectura, que pese a ser simple, resulta interesante en su planteamiento, reside en el tema de la felicidad soportada por la posesión de bienes materiales. Aunque la exploración de la vida de Kane parece ofrecernos la visión de una existencia llena de altibajos, como cualquier otra, a través de un dialogo particular y del descubrimiento del significado de la palabra “Rosebud” el espectador llega a entender que Kane muere añorando la vida que nunca tuvo. La vida que salió de su cauce a partir de una deuda, una mina y una decisión ajena al principal afectado.

Finalmente, otra importante lectura que tiene Citizen Kane es la visión sobre el poder de los medios. Aunque hoy en día suene a perogrullada, no debemos pasar por alto que Welles fue un visionario en cuanto a entender el poder que podría tener una persona que fuese capaz de influir a las masas a través de los medios de comunicación (para muestra, recuerden este episodio histórico). En Citizen Kane vemos al personaje principal perfectamente consciente de su poder, que trasciende lo político y lo económico y se aloja principalmente en la capacidad de manipular información de amplio alcance.

Como nota curiosa, cabe destacar que Citizen Kane fue un sonado fracaso de taquilla y pese a que estuvo nominado en nueve categorías de los Premios de la Academia sólo obtuvo uno por mejor guión. Paradójicamente, muchos atribuyen lo anterior a la presión ejercida por William Hearst (en quien se basa la vida de Kane) a través de sus medios de comunicación para desprestigiar y anular la  película. Pese a lo anterior, la historia ha reivindicado a esta grandiosa  obra, que es considerada por muchos como la mejor película en la historia del cine.

Puntuación: 8/10 (Notable)

Like this on Facebook

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s