Lolita de Vladimir Nabokov

Lolita - Vladimir Nabokov

Lolita – Vladimir Nabokov

“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta. Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, un metro cuarenta y ocho de estatura con pies descalzos. Era Lola con pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos era siempre Lolita.”

Inicio este post con una cita del párrafo que sirve de magistral arranque a esta gran obra de la literatura. En ese inicio se definen dos de las más importantes características de la obra de Nabokov: una narración que lleva el estilismo a sus últimas consecuencias y el gran poder del autor para evocar imágenes en la mente del lector, una habilidad que a lo largo de toda la novela, prácticamente raya lo cinematográfico.

La narración en Lolita ocurre desde la perspectiva interior y subjetiva del personaje central: Humbert Humbert, siendo el lector invitado a introducirse en la oscura, aunque muy humana, psique del personaje. Humbert Humbert es un hombre enfermo, consumido por una obsesión pederasta y con una moral propia, ajena a la sociedad. El retrato que Nabokov hace del personaje es minucioso, y el lector llega a comprender perfectamente sus motivaciones, aún cuando las desapruebe. Así, aunque no se esté de acuerdo con el objeto de las pasiones de Humbert Humbert, Nabokov desarrolla un personaje profundamente humano; con motivaciones que se transparentan al lector y con el cual se puede llegar a sentir algún grado de identificación.

Cabe destacar que aunque Lolita fue publicada en 1955 en París por una editorial famosa por sus novelas eróticas y pornográficas, después de ser rechazada por varias casas editoriales en los EEUU debido a su temática, no se trata de una novela erótica ni mucho menos pornográfica. Pese a que Lolita narra la historia de un profesor pedófilo que mantiene relaciones incestuosas con su hija adoptiva, no hay un solo pasaje en el libro que describa alguna situación de carácter sexual. Aclarando eso, tampoco se puede negar que Lolita es un libro fuerte, no en el sentido ya mencionado, si no en la construcción que hace Nabokov de Humbert Humbert y sus desviadas pasiones. Ciertamente, en ocasiones, el personaje central de la novela puede llegar a ser especialmente perturbador.

Pese a lo anterior, nadie debería dejar de leer este libro, porque más que el fondo, más allá de la historia, el aspecto que más destaca en el libro es el uso estilístico del lenguaje, que Nabokov lleva a niveles de sofisticación inverosímiles. Humbert Humbert, el personaje que conduce la narración, se deleita con el lenguaje, lo disfruta, lo mastica y lo saborea a más no poder.

Contrastando con la profundidad y capacidad reflexiva del personaje central, los otros personajes de especial relevancia en la obra, son marcadamente superficiales: Lolita es una típica adolescente americana, más preocupada por revistas e ídolos del cine que por cualquier otra cosa que involucre un intelecto o una sensibilidad especial. Charlotte Haze, la madre de Lolita, es una mujer madura, pacata, hipócrita y completamente superficial, que vive su vida en función de proyectar una imagen de mujer respetuosa de las normas sociales y religiosas. De Quilty no podríamos decir que es un personaje superficial, porque lo que sabemos de él es solamente el grupo de elementos que lo convierten en enemigo acérrimo de Humbert Humbert, visto desde la apreciación completamente subjetiva de éste último.

En conclusión, Lolita es un libro de frustraciones, de pasiones prohibidas llevadas a cabo pero sin un final feliz. De un personaje principal que no ama al objeto de sus pasiones, si no que como el mismo se figura en algún momento, está obsesionado con su imagen del objeto, con las características que el mismo le otorga. Lolita es un viaje estilístico desde la perspectiva del lenguaje, un viaje que se disfruta independientemente de la historia, del fondo de la obra. Un libro imperdible para cualquier aficionado a la lectura.

Puntuación: 8/10 (Notable)

Like this on Facebook

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Lolita de Vladimir Nabokov

  1. Pingback: Lolita (Película) | Entre Cine y Libros

  2. karla dijo:

    la mama de lolita (Dolores Haze) se llama Charlotte Haze

  3. Laertiada dijo:

    Cierto, gracias por la corrección.

    Saludos

  4. Me viene rondando desde hace ya tiempo este clásico moderno. A ver si hago un hueco en la estantería porque creo que merecerá mucho la pena.

    Saludos!!

  5. Laertiada dijo:

    ¡Muy recomendable! Es una delicia de libro.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s